Comparte esta noticia

Gran escándalo se desatado por la liberación de los 52 vándalos que asaltaron e irrumpieron el pasado viernes la vivienda de una familia en Lince.

La Corte Superior de Justicia de Lima destituyó ayer del cargo a la magistrada Haydee Vergara Rodríguez.

El pasado viernes tras atrincherarse en la vivienda de la cuadra 26 de la calle Cápac Yupanqui en Lince, los vándalos soldaron las puertas y destruyeron muebles, televisores, computadoras, equipos de sonido, cocina y puertas.

El Poder Judicial informó de su retiro del 54 Juzgado Especializado en lo Penal de Lima, donde Haydee Vergara Rodríguez era juez provisional. Según señala que es para garantizar las investigaciones preliminares.

Precisa que la medida fue tomada mediante R.A. N° 450-2015-P-CSJLI/PJ, en atención a las denuncias formuladas por la parte agraviada por las presuntas irregularidades en el proceso de Usurpación que venía tramitando la citada magistrada.

Explica además que los actuados de dicho proceso fueron remitidos a la Oficina Desconcentrada de Control de la Magistratura a fin de que se inicien las investigaciones a que haya lugar.

La decisión de Vergara Rodríguez fue duramente criticada. De los 56 detenidos dentro de la casa de la familia Domínguez Alvarado, ordenó prisión solo para dos, quienes tenían requisitoria. Los otros dos eran menores de edad.

La indignación se acrecentó debido a que los sujetos eran acusados del delito usurpación, contra el patrimonio, usurpación agravada, daños agravados y robo agravado; delito contra la administración pública, residencia y desobediencia a la autoridad; y delito contra la tranquilidad pública, asociación ilícita.

Por si fuera poco irrumpieron en los dormitorios y se apoderaron de joyas, celulares y dinero en efectivo de los propietarios, quienes debieron escapar a través del techo.

Después de ser detenidos, el asesor del Ministerio del Interior, Javier Llaque, dijo que los sujetos podrían recibir penas de entre 5 a 12 años de prisión por haber cometido delito de usurpación en su forma agravada.

Explicó entonces que se consideraba una conducta agravada cuando la usurpación la realizan dos o más personas, cuando se trata de un inmueble reservado para fines habitacionales y si los delincuentes usaron instrumentos peligrosos en su accionar, como fue en este caso.

De | expreso.com

Comparte esta noticia

(16 visitas en total, 1 visitas hoy)

«Otras noticias importantes»