Comparte esta noticia

Lo más notorio de la ceremonia de asunción de las nuevas autoridades de la Universidad Nacional de San Agustín, fue el nivel del discurso que, después de 15 años, alcanzó estándares académicos mínimos, como para corresponder a un rector de una universidad casi bicentenaria.

Lo que no ocurría con sus antecesores. Víctor Hugo Linares Huaco, educador, antiguo militante de Patria Roja, de formación izquierdista y Decano de su Facultad en 5 oportunidades, asumió el rectorado a sabiendas que la posible aprobación de la nueva Ley Universitaria reduciría su periodo hasta hacerlo el más corto de la historia agustina, si el proyecto es aprobado en las próximas semanas en el Legislativo.

Si eso ocurre, las autoridades universitarias tendrían que ser elegidas por voto universal, con la participación de toda la comunidad universitaria, lo que probablemente acabaría con la hegemonía del grupo Proyecto Universitario Agustino que está en el poder desde hace 25 años: 10 de mandato de Juan Manuel Guillén, 10 de Rolando Cornejo Cuervo y 5 de Valdemar Medina Hoyos, quien no pudo ser reelecto por un cambio en la legislación que no permite la reelección inmediata.

La leve esperanza de que se vienen mejores tiempos para la Universidad, flotaba en el ambiente, a pesar de la nostálgica presencia de los dos ex rectores: Juan Manuel Guillén, presidiendo la mesa en su calidad de máxima autoridad regional y Rolando Cornejo, a quien por cortesía invitaron a la mesa de honor, en el extremo izquierdo.

Difícil determinar qué se resaltaba cuando la multitud que repletaba el Paraninfo Arequipa coreaba “Unsa, unsa, unsa, unsa”. Linares Huaco no es el líder carismático que fue Guillén, que dirigió la UNSA por 10 años, cuando atravesaba su mejor momento, y antes de enredarse en sus ambiciones políticas y su falta de equipo en el GRA, lo que no ocurrió en San Agustín.

Leer más en | http://elbuho.pe/

Comparte esta noticia

(48 visitas en total, 1 visitas hoy)

«Otras noticias importantes»